Si deseas pensionarte, te interesará saber cuántas semanas debes cotizar en el IMSS para obtener una pensión. Aquí te contamos.

Para empezar, debes saber que, en México, existen dos regímenes de pensiones, uno es el de 1973, y el otro es el de 1997.

De esto dependerá el número de semanas que debe cotizar un trabajador para pensionarse.

  1. Pensión por Régimen 73

Esta modalidad se aplica si empezaste a cotizar en el Seguro social antes el 1 julio de 1997. A los 65 años obtendrás el 100% de tu salario promedio de los últimos cinco años de trabajo antes del retiro. En el régimen de la ley de 1973 solo debes tener 500 semanas cotizadas.

Si deseas retirarte entre los 60 y los 64 años de edad, recibirás una pensión que va desde el 75% hasta el 95% de tu salario promedio de los últimos cinco años de trabajo. Eso sí, no podrás jubilarte antes porque este es un requisito de la Ley del Seguro Social.

  1. Pensión por Régimen 97

Bajo este régimen de pensión existen tres modalidades por las que te puedes pensionar:

  1. a) Renta Vitalicia

La pensión la paga una aseguradora de por vida, con base en el saldo acumulado en tu cuenta Afore. Por otra parte, debes comprar un seguro de sobrevivencia que permitirá a tus beneficiarios recibir una pensión en caso de tu fallecimiento. Además, tienes la ventaja de que recibes aguinaldo anualmente.

Por lo general, este tipo de pensión es menor en comparación con el retiro programado; no obstante, transfieres el riesgo de quedarte sin recursos a la aseguradora.

  1. b) Retiro Programado

La pensión la paga tu Afore hasta que se acaben tus ahorros. El monto de la pensión dependerá del saldo acumulado en tu cuenta Afore y de tu esperanza de vida. Asimismo, debes comprar un seguro de sobrevivencia.

  1. c) Pensión Mínima Garantizada

Si cotizaste las 1,250 semanas, pero es insuficiente tu pensión para contratar una Renta Vitalicia o un Retiro Programado de alrededor de 20 años, el Estado pagará tu pensión. La pensión garantizada será equivalente a un salario mínimo mensual, actualizado con la inflación cada año. 

En caso de que no cumplas con los requisitos para obtener una pensión, tu Afore te entregará en efectivo los recursos de tu cuenta.

La Modalidad 40 es un esquema previsto en la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y brinda la posibilidad a los trabajadores que dejaron de cotizar la oportunidad de pensionarse, aumentar las semanas de cotización o aspirar a una mejor pensión ofreciendo muchas ventajas a los trabajadores ya que se puede incrementar la pensión por cesantía del IMSS

La pensión aumenta por medio de la Modalidad 40 del IMSS cuando el trabajador empieza a realizar sus aportaciones voluntarias, las que sirven para mejorar dos variables muy importantes: Salario base de cotización y cantidad de Semanas Cotizadas ante el IMSS.

Sabes cuales son los requisitos para poder pensionarte con la modalidad 40 de la ley del imss?

  1. No estar vigente en el régimen obligatorio
  2. No haber pasado más de 5 años desde la última relación laboral. 
  3. Haber cotizado por lo menos 52 semanas dentro de los últimos 5 años en régimen obligatorio.

De acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en caso de que quieras inscribirte a la Modalidad 40 y tienes más de 5 años sin cotizar, debes estar dentro de la conservación de derechos del IMSS.

Las personas que están cerca de la edad de retiro, por cumplir las 500 semanas cotizadas o quieren mejorar su pensión, buscan la mejor manera de jubilarse. Una de las opciones que ha ido en aumento es la de la Modalidad 40, que en los últimos años se ha popularizado entre los mayores de 60 años.

Está pensada para trabajadores que quieran mejorar su pensión porque el salario con el que cotizan es bajo; personas que fueron dadas de baja, pero quieren seguir cotizando para no perder su derecho a una pensión; así como aquellos que quieren seguir sumando semanas en el IMSS para no perder derechos y aumentar el monto de su dinero por retiro.

En el caso de las personas que fueron dadas de baja, contempla a quienes trabajan de manera independiente y quieren acumular semanas de cotización para posteriormente tener derecho de solicitar una pensión.

A través de la Modalidad 40 se le permite al trabajador hacer aportaciones voluntarias para mejorar el monto de la pensión. De acuerdo con esta ley, se debe pagar cada 30 días el 10.075% del salario que el trabajador desea se le tome en cuenta al momento de tramitar su pensión por retiro. Sin embargo, si deja de pagar la cuota por dos meses seguidos, es suspendido del esquema. Sólo pueden inscribirse aquellas personas que comenzaron a cotizar bajo la Ley de 1973, es decir, antes del 1 de julio de 1997.

Los requisitos de inscripción son estar dado de baja del régimen obligatorio, esto quiere decir que el solicitante no debe tener una relación de trabajo donde le den Seguro Social; tener 52 semanas cotizadas en una empresa durante los últimos cinco años; no estar pensionado por invalidez, cesantía o vejez.

El interesado debe elegir el salario con el cual desea cotizar, que puede ser igual o mayor al que tenía registrado cuando fue dado de baja en el régimen obligatorio, pero sin rebasar los 25 UMA, equivalente a poco más de 50,000 pesos al mes.

Este monto es el máximo establecido por el IMSS para recibir en una pensión, es decir, los inscritos a la Modalidad 40 aspiran a recibir hasta 50,000 pesos de pensión menos impuestos.

La cuota del 10.075% que el trabajador inscrito en la Modalidad 40 da mes con mes se distribuye en diferentes ramos: aportaciones para el retiro, cesantía en edad avanzada y vejez, invalidez y vida y gastos médicos para pensionados.

Los interesados en inscribirse al esquema pueden calcular el monto que deben pagar cada mes multiplicando el salario base de cotización elegido por el porcentaje total de las cuotas patronales anteriormente mencionadas. El resultado, a su vez, se multiplica por los días de periodo a cubrir, por ejemplo, 28 si se trata de febrero o 31 si es enero.

Las razones por las cuales se pueden invalidar la inscripción a la Modalidad 40 son por solicitud del asegurado; dejar de pagar las cuotas por dos meses seguidos o el asegurado sea dado de alta en el régimen obligatorio. En el primer caso la persona puede reingresar al esquema especial, para ello necesita presentar por escrito la solicitud de reingreso antes de los 12 meses posteriores a su baja. También deberá pagar las cuotas retroactivas y los recargos correspondientes.

Pertenecer al esquema no genera al trabajador derecho a los servicios médicos. El interesado puede contratar de manera independiente los servicios en el Seguro Social o en una institución privada.

Si el incremento del salario mínimo provoca que el sueldo elegido por el trabajador quede inferior al establecido de manera legal, entonces el IMSS procederá a ajustar el monto para estar conforme a la ley. La Modalidad 40 tampoco genera cotizaciones en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

El trámite de inscripción inicial se puede a través de la página de servicios digitales del IMSS, cuando se trata de una reinscripción el procedimiento es presencial. En el portal solicitan la Clave Única de Registro de Población (CURP), el Número de Seguridad Social y un correo electrónico.

Otra opción para la inscripción inicial es hacerlo de manera presencial, pero requieren más requisitos. Piden un escrito estilo libre donde el interesado solicite la inscripción a la continuación voluntaria en el régimen obligatorio, el documento debe ir firmado o con huella digital y presentarlos en original y copia.

Asimismo, un documento donde contenga el Número de Seguridad Social en original; identificación vigente en original y copia; comprobante de domicilio en original y copias; y en caso de ser aceptado un recibo de pago de la cuota obrero-patronal. El trámite es gratuito.

Fernando García Mendoza