GMCRH | Liderazgo y Management
66
archive,category,category-liderazgo-y-management,category-66,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.1,vertical_menu_enabled,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Liderazgo y Management

En búsqueda de la eficiencia laboral

Las evaluaciones laborales o de desempeño se convierten en la herramienta fundamental para conocer el nivel de competencia y las debilidades del personal, que además se traducen en el rumbo de la compañía.

La productividad y competitividad de los empleados continúan siendo dos de las características mejor valoradas por las jefaturas y las empresas. Por eso muchas de ellas echan mano de la herramienta de la evaluación para medir el grado de eficiencia de sus colaboradores.

De acuerdo a Mario Cañas, especialista en coaching en el sitio zonaempleo.com, este tipo de evaluaciones deben realizarse de forma sistemática, por lo menos cada tres meses.

“En la práctica, muchas empresas evalúan anualmente y un año es un período demasiado largo para que un evaluador recuerde en forma fidedigna el detalle del comportamiento de sus evaluados”, asegura Cañas.

Pero ¿qué deben evaluar? Pues aunque lo que se busca es conocer el desempeño del empleado también se debe considerar evaluar la colaboración y deseos de superación de la persona, su responsabilidad e iniciativa en el trabajo, actitud positiva, asistencia y puntualidad, disciplina en el trabajo e interacción con los compañeros de trabajo.

Tras una evaluación de desempeño, también es importante que el colaborador reciba algún tipo de estímulo –en caso de que amerite–, porque de nada sirve “evaluar por evaluar”, lo ideal es que a raíz de las evaluaciones existan incentivos que motiven la mejora constante y sobre todo la competitividad.

“Los resultados de esas evaluaciones deben servir al momento de decidir cambios de puestos, asignación de incentivos económicos o necesidad de formación o motivación,“ señala el profesional. Este procedimiento también debería dar pautas para enfocarse en superar los lados débiles del personal. Además debe ser un proceso continuo, comunicado y establecido previamente en un manual de funciones para evitar sentimientos de acoso laboral o señalamientos personalizados a los empleados.

Cuándo aplicarla

Se recomienda aplicarla cuando una empresa quiere saber si el personal está desarrollando correctamente las funciones para las que fue contratado y si está acoplándose a las necesidades de la organización.

Al momento de ejecutar las tareas suele aparecer la disyuntiva entre lo importante y lo urgente. El especialista afirma que se debe hacer “primero lo primero”, y eso debe ser definido por el jefe, nunca por el subalterno.

Se cree que lo urgente debe ser lo primero y lo importante después o viceversa, pero el único que puede definir la escala de prioridades es el superior que instruye el trabajo, no quien lo ejecuta.

Un estudio de Pablo Maella de la escuela de negocios, Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), nos trae las seis variables de la eficacia personal, que definen como la producción de resultados con el mínimo de esfuerzo malgastado. La suma de estos resultados individuales eficientes es lo que hace a la empresa desarrollar unos resultados por encima de lo normal.

Aunque esta suma de eficiencias beneficia a la empresa en general, Maella nos explica que la clave para mejorar la eficiencia depende principalmente del individuo, de su habilidad y su ética de trabajo, y mucho menos en la empresa en que se trabaja o en sus directivos.

Entiendo que Maella no está diciendo que la empresa no tiene un papel, incluso importante, en establecer las condiciones que ayuden a que sus trabajadores se desarrollen más y mejor, sino que debe fijar estas condiciones y, además, establecer programas, internos y externos, para la formación de los trabajadores, que los ayuden y les permitan desarrollarse.

READ MORE

BENEFICIOS DE DARLE UNA PAUSA LABORAL A LOS EMPLEADOS

Tu trabajo suele agobiarte, incluso cuando estás fuera de tus horarios laborales no dejas de pensar en él, aún cuando estás en reuniones con tus amigos, familia o pareja, te es imposible alejarte de tus tareas o pendientes. En ese momento es cuando necesitas un tiempo para tomarte un respiro y replantearte tus metas y objetivos.

Take a break.

Es una situación difícil ya que pocas empresas permiten este tipo de descansos prolongados de al menos tres meses, para que un trabajador agobiado de sus actividades, pueda alejarse del entorno laboral para regresar con mayor fuerza y bríos. Aquí 4 beneficios de darle una “pausa” laboral a los empleados según el periódico The New York Times:

Desconectarse

Hoy en día es normal vivir conectado al correo de la empresa, las llamadas de negocios o los mensajes en redes sociales que deben contestarse inmediatamente; ese estrés es insostenible después de un tiempo. Uno de los beneficios que tiene para ambas partes es desenchufarse del teléfono o la computadora y no saber nada al respecto. Se baja el nivel de estrés de manera drástica.

Conservar talento

Este tipo de permisos, además de tener empleados más felices y satisfechos, generan un vínculo y compromiso; contar con esa confianza de saber que regresarán al empleo. Se realiza una lealtad entre ambas partes y a largo plazo repercutirá en tener menos reemplazos en los puestos.

Aún cuando un empleado decida no regresar, resultará en algo bueno para ambas partes. Pues la empresa no tendrá a alguien que no se sentía satisfecho y comprometido; y por otra parte, el exempleado tendrá la oportunidad de tomar nuevas oportunidades que le llenen como persona.

Oportunidades de crecimiento

De este tipo de descansos quienes pueden aprovechar el momento son los empleados que tienen menos tiempo en la empresa o que no han tomado tanta experiencia. Se les puede asignar un puesto interino y de él aprender nuevas habilidades que de otra forma jamás habría adquirido. Esto le ofrece a las empresas una flexibilidad y versatilidad en el organigrama que le permitirá una transformación y evolución constante.

Incorporar estas pausas a tu vida

Una vez que los empleados regresan a sus trabajos tendrán presente que las pausas son importantes para despejar la mente y bajar los niveles de estrés, por lo que incorporarán pausas en su vida laboral cotidiana; es decir, salir a pasear o bien desconectarse todo el fin de semana o por un periodo que él mismo establezca como oportuno. Regalarse un tiempo en donde el “chip” del trabajo se quede desconectado.

 

Con información de New York Times. Visto en MundoEjecutivo