01

mar' 13

mujeryogapensartrabajo¿Te aplicaste para mover tu currículo en varias empresas, recurriste a tus redes de contacto, y de repente recibiste una oferta de empleo? Antes de dar el sí o descartarla, debes analizar la decisión desde la perspectiva de tu condición actual y planes a futuro, dicen expertos.

De acuerdo con una encuesta de la bolsa de trabajoCareerBuilder, aplicada en 2009 a empleadores de diversos países, 5 de cada 10 reclutadores asegura que el problema  más grande al contratar es encontrar postulantes calificados. Pero en tu caso, quizá ya estás del otro lado, y en esa etapa hay que ser ordenados al seleccionar la opción donde deseas desempeñarte, subrayó la directora general de Trabajando.com México, Margarita Chico.

Vivir la situación de una oferta inmediata es inmejorable y hasta ‘curiosa’, pensando en la recesión laboral actual, pero suele darse cuando el candidato dedicó diario un espacio a monitorear sus opciones. Además, el inicio de año generalmente marca un repunte en plazas por abrirse, pero haber encontrado una o más oportunidades no significa que debas correr hacia ellas y aceptarlas.

“Si la condición económica del candidato lo permite debe hacer un análisis detallado del ofrecimiento para saber si cumple con lo que requiere en su crecimiento personal, laboral y económico. Si tiene dudas en alguno de los aspectos y acepta por aceptar puede tener problemas para enrolarse en ese trabajo, y terminará siendo uno de esos casos donde renuncian cada 3 meses”, dijo la pedagoga de la Universidad del Valle de México, campus Chapultepec, Liliana Soria.

¿Elegir o no un trabajo? Ese es el dilema

Las especialistas proporcionaron las siguientes sugerencias para tomar tu decisión, sin sentir que dejas de lado una buena oportunidad.

1. Que no te mueva el dinero: hay que considerar el crecimiento que puedas alcanzar en una empresa. “A lo mejor te ofrecen más en un negocio que está iniciando pero aquí te la juegas para saber si tendrá éxito o no. Habría que ver si no hay otra fuente donde, aunque el salario sea menor, exista cierta oportunidad de crecer en un tiempo determinado”, explicó Margarita Chico.

2. Garantiza que el proyecto que te ofrecen sea estable y que no vaya a cerrar en 6 meses.

3. Analiza cómo es el mercado laboral en tu profesión, y qué le depara en el futuro. Si tienes la capacidad de desempeñar varias funciones dentro de tu misma profesión, vale la pena optar por aquella en la que ubiques futuro laboral, aunque pareciera que en este instante sólo ciertos puestos ‘están de moda’.

4. Averigua cuáles prestaciones de ley tienen previsto para tu contratación y fíjate en la seriedad que ocupen para el proceso de reclutamiento. En las entrevistas previas a la contratación deben quedar tres cosas en claro: cuáles serán tus funciones, las condiciones de salario y prestaciones (si existen) y qué estructura tiene la empresa.

5. Si tienes dos ofertas laborales por los cuales optar, o bien hay una sola que es muy clara, dedica unas horas a pensar ¿cómo encaja eso que te ofrecen con tus necesidades actuales? ¿Va de acuerdo con tus proyectos en puerta o con compromisos adquiridos con anterioridad? ¿Hay posibilidades de negociar la oferta y de qué depende ese factor?

6. Si decides no tomar la alternativa de trabajo que te dan, porque tu evaluación apunta a que no es algo donde puedas desempeñarte actualmente, platícalo con el reclutador. En caso de que el proyecto de todas formas te guste, pero te parece que es mejor operar bajo otro  modelo laboral (por ejemplo freelance o abrir tu propia empresa) pregunta si puedes apoyar en un esquema menos formal.

7. Sea la alternativa que tomes, habla con el empleador y explícale todos los argumentos que te llevaron a tomar tal decisión. El reclutador te considera una opción y eso es algo que, de entrada, necesita valorarse. Debe entender porqué una empresa como ésta no responde por el momento con tus expectativas.

Vía

Leave a Reply

TEMAS DE INTERÉS: BLOG

FAVOR DE TENER EN CUENTA:

%d personas les gusta esto: