Con la universidad inmersa en una crisis nunca antes vista y  las asociaciones de empresarios levantando la voz para afirmar que a los jóvenes españoles no se les prepara  lo suficientemente bien para el mundo laboral, era cuestión de tiempo que la Formación Profesional emergiera como un salvavidas en estos tiempos tan convulsos.

Con una mayor capacidad para adaptarse a los cambios que la educación universitaria la conocida FP está inmersa en un proceso de cambio que le permita, según la clase política,“ser más útil y eficaz”. O lo que es lo mismo intentar lograr algo que cada día parece una utopía más lejana: poner freno a la incesante escalada del paro juvenil en España.

El último intento lo trae la comunidad de Castilla La Mancha que ha hecho un nuevo diseño de los cursos de formación profesional para facilitar la creación de empleo y la inserción laboral. Con el objetivo en el horizonte de adaptar mejor la oferta a la demanda han querido crear cursos “más accesibles, flexibles y de calidad”. Entre todos los cambios destaca la subvención a los contratos para la formación de los talleres de empleo que será de 1,5 veces el salario interprofesional anualmente establecido, incluidas las dos pagas extraordinarias. También se potenciará los programas que se centran en los servicios de ocio y culturales y los de cuidado de personas mayores, niños y discapacitados así como los de servicios de rehabilitación del patrimonio. El segundo gran impulso estará dirigido a la formación asociada a los certificados de profesionalidad, la enseñanza de idiomas y las nuevas tecnologías, todos ellos tipos de cursos que se han caracterizado por el alto número de sus alumnos que apuestan por el autoempleo y el emprendimiento.

Otra de las prioridades de esta nueva formación profesional  es centrarse en los cursos que se acompañan de prácticas profesionales y aquellos que cuentan con el compromiso de las empresas para una futura inserción laboral de al menos el 60% de los alumnos.

En otras palabras, Castilla La Mancha ha empezado con la revolución de la formación profesional que acabara por darle una vuelta a todo el sistema de formación español. Así que estar atentos, porque quizás vuestro futuro más cercano pasa por uno de estos nuevos cursos de formación profesionalNo en vano más del 20% de las ofertas de empleo cualificado en España requieren contar con un título de Formación Profesional.

Dentro de los puestos laborales que requieren Formación Profesional, el de técnico de mantenimiento, solicitado por un 17% de las ofertas de FP, sobresale por encima de los. Le sigue, a gran distancia, el puesto de administrativo, con un 10,6% de las ofertas, el de comercial, con un 9% y el de operario especializado, que es demandado en un 6% de las ofertas que exigen Formación Profesional. Otros perfiles de FP que han visto aumentar su demanda son Dependiente, Técnico de Soporte y Comercial.

Fuente: ABC y Europa Press

Leave a Reply

TEMAS DE INTERÉS: BLOG

FAVOR DE TENER EN CUENTA:

A %d blogueros les gusta esto: